Cirugía del nervio periférico Chicago

Nervios periféricos

¿Qué es un nervio periférico?

Los nervios corren por todo el cuerpo, llevando mensajes para el movimiento y la sensación. El sistema nervioso se divide en dos partes – el sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico.

El sistema nervioso central está en el “centro” del cuerpo y está formado por el cerebro y la médula espinal. El sistema nervioso periférico se extiende hacia fuera desde el sistema nervioso central a las extremidades, tales como el abdomen, la ingle, la rodilla, manos y pies.

Problemas del nervio periférico

Dado que los nervios viajan a través del cuerpo, algunas zonas a lo largo de su curso son “más estrictas” que otras, causando problemas para el nervio y su función. En estas áreas, la compresión del nervio puede ocasionar entumecimiento, hormigueo o dolor crónico. Las áreas de estanqueidad pueden estar en la ingle, las manos, los pies o las piernas. Uno de los tipos de compresión más comunes es el síndrome del túnel carpiano. Los factores que conducen a la compresión del nervio incluyen la diabetes, traumas o lesiones, la quimioterapia y las toxinas, entre otras. En muchos diabéticos, los nervios que inervan las extremidades del cuerpo se hinchan y se endurecen, lo que lleva a los mismos síntomas que la compresión del nervio. Esto se conoce como neuropatía diabética. En algunos pacientes el dolor y el adormecimiento de la neuropatía diabética es tratable, pero no todos pueden acceder a la cirugía.

Algunos problemas de los nervios periféricos se deben a nervios dañados no por compresión y pueden llevar a un neuroma, una inflamación anormal de un nervio lesionado que provoca dolor, parestesias y entumecimiento. En estos casos el nervio lesionado se localiza y entierra bajo el tejido muscular y blando para evitar que cause más dolor.

Neuromas y neuroma de Morton

Cuando se corta un nervio, la pieza de nervio más alejada del punto de corte muere. Sin embargo, el extremo cortado del nervio envía múltiples brotes para el crecimiento nervioso en todas las direcciones y al final se forma un racimo y nudo de fibras nerviosas. Esto lleva a la formación de un neuroma. Si se pone mucha presión en la zona puede ser muy doloroso. El neuroma de Morton es otro tipo de problema de nervio periférico en el pie. El dolor proviene de la compresión repetitiva del nervio digital plantar común. Este nervio se encuentra entre las cabezas de los metatarsianos. Por consiguiente, el neuroma que se desarrolla no es un verdadero neuroma, sino una manifestación de la compresión crónica del nervio.

Proporcionamos tratamientos quirúrgicos para:

Cefalea crónica (neuralgia occipital, frontal o temporal) Neuropatías de Extremidades Superiores e Inferiores: carpiano, cubital, túnel tarsiano Neuropatía diabética sintomática (entumecimiento y/o dolor en extremidades) Dolor tras una cirugía en la ingle (hernia inguinal, histerectomía, abdominoplastia) Dolor de rodilla tras prótesis, amputación, caída del pie, Tumores de Nervio Meralgia Parestésica, lesión del plexo braquial, síndrome de lesión del nervio tras una cirugía o traumatismo.

Extremidad Superior

¿Qué causa este tipo de dolor?

Hay varios problemas relacionados con los nervios que afectan a las extremidades superiores. El Síndrome del Túnel Carpiano es el más común y causa entumecimiento y hormigueo en los dedos pulgar, índice y medio. Muchas veces estas sensaciones en la mano despiertan al paciente por la noche y las manos se pueden dormir durante actividades normales. El entumecimiento y hormigueo pueden aparecer y desaparecer o estar presentes siempre. El Síndrome del túnel carpiano es causado por el nervio mediano cuando se pincha o comprime en la muñeca con el “túnel carpiano”.

El adormecimiento en el dedo meñique y el dedo anular puede ser atribuido a Síndrome del Túnel Cubital que provoca entumecimiento y hormigueo. Los pacientes pueden experimentar debilidad, empiezan a caerse los objetos agarrados, y tienen problemas para abrir puertas o frascos. También se hacen difíciles las habilidades motrices delicadas, como abotonarse la camisa. El túnel cubital se debe a que el nervio cubital queda aplastado o comprimido en el codo.

El Síndrome del Túnel Radial provoca entumecimiento y hormigueo en la parte posterior de la mano. Esto es causado por la compresión del nervio radial en el antebrazo.

Muchos pacientes tienen dolor en las tres distribuciones nerviosas, conocida como neuropatía. La neuropatía se debe a enfermedades sistémicas como la diabetes. En los pacientes que son “pre-diabéticos” (tienen exceso de peso, colesterol alto y presión arterial alta), los síntomas de neuropatía pueden ser similares a los pacientes diabéticos. Otras causas de la neuropatía puede incluir la quimioterapia (vincristina, talidomida, Taxol y cisplatino son medicamentos quimioterapéuticos comunes que se ha demostrado que pueden causar neuropatía), ciertas formas de artritis, trastornos de la tiroides, la lepra, el alcoholismo, el consumo de drogas, la toxicidad de metales pesados y la deficiencia de vitaminas . Aun y así, hay muchos tipos de neuropatía de los que se desconoce la causa, llamados neuropatía idiopática.

Hay dos tipos principales de neuropatía. El primero es cuando el propio nervio tiene un problema con el cuerpo que ataca el revestimiento de los nervios. Esta es una neuropatía de fibras pequeñas que no se pueden tratar con cirugía. La segunda es una “neuropatía compresiva”, causada por la presión sobre el nervio, como el Síndrome del Túnel Carpiano. Este tipo de neuropatía puede ser tratable aliviando quirúrgicamente las zonas de compresión de los nervios causada ​por los tejidos circundantes. Los diabéticos y “pre-diabéticos” suelen tener neuropatías por compresión. Esto se debe a que los nervios se hinchan en los diabéticos. Cuando el azúcar (glucosa) en la sangre entra en el nervio cambia con el sorbitol (otro azúcar). Esta reacción química provoca un mayor número de moléculas de agua que entran en el nervio causando inflamación. Los nervios inflamados pasan por túneles estrechos anatómicos y cuando los nervios inflamados pasan por túneles estrechos se comprimen causando dolor y entumecimiento. Liberando las áreas de compresión (los túneles estrechos) el dolor disminuye. Esta es la misma operación que se realizada desde hace años para solucionar el Síndrome del Túnel Carpiano. La tasa de éxito de la cirugía de descompresión del nervio para pacientes diabéticos y prediabéticos es de un 80%. La descompresión de los nervios puede reducir o eliminar el dolor.

¿Hay opciones de tratamiento no quirúrgico?

Los pacientes suelen intentar primero usar férulas del túnel carpiano por la noche y durante movimientos repetitivos tales como escribir. Algunos pacientes envuelven una toalla alrededor del codo para evitar que se doble por la noche, mientras se duerme, y aliviar la presión en el nervio cubital. Los pacientes con neuropatía deben consultar con su médico de atención primaria para determinar si su tipo de neuropatía es causada por una enfermedad subyacente que se puede tratar, como un trastorno de la tiroides o deficiencia de vitaminas.

Extremidades Inferiores

Varios problemas relacionados con los nervios pueden afectar las extremidades inferiores. La neuropatía periférica, neuromas y lesiones nerviosas/neuromas de Morton (debido a un traumatismo o cirugía) responden a los tratamientos quirúrgicos, con la posibilidad de hacer disminuir, y en muchos casos eliminar, el dolor.

Neuropatía

¿Qué causa la neuropatía?

Muchos tipos de neuropatía se deben a enfermedades crónicas, la más común de ellas es la diabetes. Los pacientes que son “pre-diabéticos”, con sobrepeso y colesterol alto y síntomas de presión arterial alta, presentan síntomas de neuropatía similares a los pacientes diabéticos. Otras causas de la neuropatía pueden ser la quimioterapia (vincristina, talidomida, Taxol y cisplatino son medicamentos quimioterapéuticos comunes que se causan neuropatía), enfermedad de Lyme, ciertas formas de artritis, trastornos de la tiroides, la lepra, el alcoholismo, el consumo de drogas, la toxicidad de metales pesados y la deficiencia de vitaminas. Aun y así, hay muchos tipos de neuropatía de los que se desconoce la causa y se conocen como neuropatía idiopática.

La neuropatía compresiva, causada por la presión sobre el nervio, como el Síndrome del Túnel Carpiano. Este tipo de neuropatía puede ser tratable aliviando quirúrgicamente las zonas de compresión de los nervios causada ​por los tejidos circundantes. Los diabéticos y “pre-diabéticos” suelen tener neuropatías por compresión. Esto se debe a que los nervios se hinchan en los diabéticos. Cuando el azúcar (glucosa) en la sangre entra en el nervio cambia con el sorbitol (otro azúcar). Esta reacción química provoca un mayor número de moléculas de agua que entran en el nervio causando inflamación. Los nervios inflamados pasan por túneles estrechos anatómicos y cuando los nervios inflamados pasan por túneles estrechos se comprimen causando dolor y entumecimiento. Liberando las áreas de compresión (los túneles estrechos) el dolor disminuye. Esta es la misma operación que se realiza desde hace años para solucionar el Síndrome del Túnel Carpiano. La tasa de éxito de la cirugía de descompresión del nervio para pacientes diabéticos y prediabéticos es de un 80%. La descompresión de los nervios puede reducir o eliminar el dolor, mejorar equilibrio y evitar ulceraciones y amputaciones.

¿Hay opciones de tratamiento no quirúrgico para la neuropatía?

Los pacientes deben primero consultar con su médico de atención primaria para determinar si su tipo de neuropatía es causada por una enfermedad subyacente que puede ser tratada, como un trastorno de la tiroides, deficiencia de vitaminas o diabetes. Con frecuencia el tratamiento de la enfermedad puede proporcionar alivio de los síntomas. Algunos médicos tienen opciones de tratamiento médico para los pacientes que no son están sanos para someterse a una cirugía o para aquellos que no son buenos candidatos para la cirugía.

¿Quién es buen candidato para la cirugía de la neuropatía?

La cirugía es una opción cuando ya se ha determinado que la neuropatía es una “neuropatía por compresión” y que se puede realizar una cirugía. Existen diferentes exámenes físicos y pruebas neurológicas que determinan si se puede proceder con la cirugía.

¿Qué sucede durante y después de la cirugía de neuropatía?

La cirugía de descompresión del nervio es un procedimiento ambulatorio que dura unas 2 horas. La anestesia general se administra con anestesiólogo y se usan técnicas de microcirugía para realizar 3-4 incisiones: una en la parte superior del pie, una por la rodilla en la parte exterior de la pierna, una en la pantorrilla, y una en el interior del tobillo. Una vez que identifica el nervio, junto a la zona de compresión y la banda apretada (la parte superior del túnel) que está comprimiendo el nervio, éste se libera de forma similar a lo que se hace durante la cirugía del túnel carpiano. Tras la cirugía se coloca un simple apósito de compresión en la pierna y se traslada al paciente a la sala de recuperación. Hay algunos pacientes que notan una diferencia inmediata en ese dolor cuando se despiertan en la sala de recuperación, otros pueden tardar varios meses, dependiendo del nivel de compresión y el grado de daños en los nervios. El paciente puede ir a su casa usando un andador o muletas durante la primera semana, para minimizar la presión ejercida sobre la pierna operada. Tras la primera semana el apósito se retira y el paciente puede volver a lucir un zapato y calcetín normal. Las suturas se retiran al final de la semana 2-3 tras la cirugía, y entonces el paciente puede reanudar su actividad normal. Los pacientes pueden caminar inmediatamente sobre la pierna operada, pero tratar de limitar la actividad y la flexión en el tobillo es lo mejor para permitir la cicatrización adecuada.

A medida que los nervios se regeneran y crecen algunos pacientes pueden experimentar sensaciones neuro-regenerativos como el tirantez, punzamiento o un dolor del tipo eléctrico. Es buena señal, porque indica que el nervio está creciendo y el adormecimiento que el paciente tenía antes mejora al igual que e dolor neuro-regenerativo.

¿Existen riesgos en la cirugía de neuropatía?

El mayor riesgo de esta operación es que los pacientes aún pueden quedar con áreas de dolor o entumecimiento o puede no haber ningún cambio en la cantidad de entumecimiento y/o dolor. Los riesgos más comunes incluyen infecciones menores. Ciertas condiciones médicas, tales como la diabetes, pueden retardar el proceso de curación aumentando el riesgo de infección. Otros riesgos con un aumento del dolor (que suele ser la progresión de la neuropatía y no una complicación operativa) o el DVT, pero son muy poco frecuentes.

Neuromas de Morton

¿Qué causa los neuromas de Morton?

Neuroma de Morton es otro tipo de problema en el nervio periférico del pie causado por la compresión repetitiva del nervio digital plantar común. Este nervio se encuentra entre las cabezas de los metatarsianos. Por consiguiente, el neuroma que se desarrolla no es un verdadero neuroma sino la compresión crónica del nervio. Los zapatos apretados y tacones altos pueden intensificar este tipo de dolor. Si el neuroma de Morton ya ha sido operado por otro médico y éste ha cortado el nervio, entonces el neuroma de Morton se convierte en un verdadero neuroma y el nervio se necesita volver a tratar. Para más información sobre este tipo de neuroma de Morton consulte la siguiente sección sobre las lesiones nerviosas.

¿Qué causa los neuromas de Morton?

Neuroma de Morton es otro tipo de problema en el nervio periférico del pie causado por la compresión repetitiva del nervio digital plantar común. Este nervio se encuentra entre las cabezas de los metatarsianos. Por consiguiente, el neuroma que se desarrolla no es un verdadero neuroma sino la compresión crónica del nervio. Los zapatos apretados y tacones altos pueden intensificar este tipo de dolor. Si el neuroma de Morton ya ha sido operado por otro médico y éste ha cortado el nervio, entonces el neuroma de Morton se convierte en un verdadero neuroma y el nervio se necesita volver a tratar. Para más información sobre este tipo de neuroma de Morton consulte la siguiente sección sobre las lesiones nerviosas.

¿Hay opciones de tratamiento no quirúrgico para neuromas de Morton?

Los síntomas del neuroma de Morton a menudo se alivian con el uso de zapatos planos y anchos o dispositivos ortopédicos hechos por un podólogo. Otros tratamientos incluyen el uso de soportes para el arco o zapatos hechos a medida para redistribuir el peso de la zona.

¿Quién puede operarse del neuroma de Morton?

Los pacientes de menos de 75 años en buen estado de salud tras exámenes físicos y neurológicos normales.

¿Qué resultados hay durante y después de la cirugía de neuroma de Morton?

La cirugía de neuroma de Morton es un procedimiento ambulatorio de cerca de 1 hora. La anestesia general se utiliza en la mayoría de los casos, aunque en raras ocasiones se puede utilizar un bloque espinal. Una vez se ha identificado el nervio, se libera de la zona de compresión. Se coloca un apósito y se traslada al paciente a la sala de recuperación. Hay algunos pacientes que notan una diferencia inmediata en ese dolor cuando se despiertan en la sala de recuperación, otros pueden tardar varios meses, dependiendo del nivel de compresión y el grado de daños en los nervios. El paciente puede ir a su casa usando un andador o muletas durante la primera semana, para minimizar la presión ejercida sobre la pierna operada. Tras la primera semana el apósito se retira y el paciente puede volver a lucir un zapato y calcetín normal. Las suturas se retiran en 3 semanas tras la cirugía, y entonces el paciente puede reanudar su actividad normal.

¿Existen riesgos con la cirugía del neuroma de Morton?

El mayor riesgo de esta operación es que los pacientes aún pueden quedar con áreas de dolor o puede no haber ningún cambio en la cantidad de dolor. Los riesgos más comunes incluyen infecciones menores, sangrado o cicatrices como en cualquier operación. Ciertas condiciones médicas, tales como la diabetes, pueden retardar el proceso de curación aumentando el riesgo de infección.

Otros riesgos incluyen del aumento en el dolor (que suele ser la progresión de la neuropatía no una complicación operativa) o DVT, aunque son muy poco frecuentes.

Lesión del nervio

¿Qué causa el dolor del nervio debido a una lesión?

Cuando un nervio se lesiona debido a una lesión traumática o cirugía de la parte dañada del nervio, el neuroma causa un dolor punzante. Hay operaciones para algunas de estas lesiones nerviosas que pueden disminuir y en la mayoría de casos eliminar el dolor.

¿Hay opciones de tratamiento no quirúrgico para el dolor del nervio lesionado?

Los pacientes deben primero consultar con su médico de atención primaria para determinar si la causa del dolor está relacionada con los nervios. También hay especialistas en el tratamiento del dolor que pueden ayudar a diagnosticar y controlar el dolor, especialmente en pacientes que no son buenos candidatos para la cirugía.

¿Quién puede realizarse una cirugía de los nervios?

La cirugía es una opción cuando ya se ha determinado que el dolor es de un neuroma y que el paciente puede someterse a una cirugía. Los bloqueos de nervios se utilizan para determinar qué nervio está causando el dolor y esto se realiza mediante la inyección en la zona que rodea el nervio con una anestesia local similar a lo que un dentista usaría en un paciente ante un trabajo dental. El bloqueo del nervio debe durar varias horas para ver cómo se van a sentir los nervios involucrados tras la cirugía. Tras varias horas el dolor anterior a la anestesia volverá.

Los pacientes que se encuentran en buen estado de salud y responden bien a la anestesia local pueden ser buenos candidatos para la cirugía.

¿Qué puedo esperar durante y después de la cirugía del nervio?

La cirugía neuroma es un procedimiento ambulatorio de cerca de una hora. La anestesia general se administra con un anestesiólogo. Utilizando técnicas de microcirugía, el nervio dañado se identifica, el neuroma se corta y el nervio se entierra en el músculo. Se colora un apósito y se traslada al paciente a la sala de recuperación. Hay algunos pacientes que notan una diferencia inmediata al despertarse en la sala de recuperación, otros se pueden tardar varios meses. El paciente se marcha a su casa usando un andador o muletas durante la primera semana, para minimizar la cantidad de presión ejercida sobre el pie operativo. Después el apósito se retira y el paciente puede ponerse un zapato y calcetín. Las suturas finales se eliminan tres semanas después de la cirugía y en este momento el paciente puede reanudar la actividad normal.

¿Existen riesgos relacionados con la cirugía de los nervios?

El mayor riesgo de esta operación es que los pacientes aún pueden quedar con áreas de dolor o puede no haber ningún cambio en la cantidad de dolor. Los riesgos más comunes incluyen infecciones menores, sangrado o cicatrices como en cualquier operación.

Otros riesgos incluyen del aumento en el dolor o DVT, aunque son muy poco frecuentes. Por desgracia, algunos pacientes pueden continuar teniendo dolor y su cuerpo nunca responde a la eliminación del nervio. En estos casos se tendrá que recurrir a la experiencia de un especialista en manejo del dolor.